A la hora de organizar una boda los novios cada vez se implican más y quieren que su personalidad quede reflejada en ese día tan especial. Además, cada vez son más los que piensan en cómo sorprender a sus invitados y hacer que lo pasen bien dando un toque diferente a su enlace. Hasta hace no mucho tiempo era fácil confundir unas bodas con otras cuando había pasado un tiempo porque todas eran muy parecidas, hoy en día cada boda tiene un componente de sorpresa que la hace diferente de las demás.

Una de las actividades que más están gustando a los novios últimamente son los fotomatones, y los invitados se lo pasan muy bien entrando y saliendo para hacerse fotos. Gracias al fotomatón se pueden obtener muchas fotos muy divertidas de los invitados y así guardar un recuerdo de todos, ya que los novios no siempre pueden estar con ellos todo el tiempo que les gustaría. Ésta es la mejor forma de que los novios descubran cómo se lo pasaron sus invitados en la celebración de su boda.

Los más jóvenes verán el fotomatón como una forma diferente de hacerse fotografías, mientras que los más mayores recordarán viejos tiempos en los que se sacaban fotografías de grupo o con su primer amor en un fotomatón cuando no existían los selfies. Si al hecho de que nos encanta hacernos fotos y reirnos con los amigos le añadimos que los fotomatones para bodas suelen ir acompañados de pelucas, gorros y disfraces el resultado no puede ser aburrido.

fotomatón con disfraces

Los novios que contratan el servicio de fotomatón reciben todas las fotos y pueden disfrutar de ellas, un recuerdo muy divertido y diferente a las fotos oficiales del día de su boda. Por otro lado, los invitados se pueden llevar a casa las fotos que salen del fotomatón. Muchos novios deciden poner un libro de firmas junto al fotomatón para que los invitados peguen en él sus fotografías con una dedicatoria.

Los invitados pueden dejar constancia de su creatividad en sus fotografías. En primer lugar, cuenta mucho la pose y la colocación para salir bien en la foto. En segundo lugar, la elección de los complementos es muy importante: pelucas, sombreros, gafas gigantes, boas… ¿cuál prefieres? Y por último, el color y el formato. Sí, has leído bien. En estos fotomatones es posible elegir el color de la foto y el formato, y ahí es donde más influye la creatividad de los invitados porque siempre existe el formato perfecto para cada disfraz.

Además de los elementos para disfrazarse hay otros accesorios que siempre triunfan en todas las bodas con fotomatón: los carteles. Entre las muchos objetos que puedes elegir para hacerte la fotografía encontrarás carteles a forma de bocadillos de cómic con mensajes muy divertidos. Algunos de los que más triunfan son “Lucharé por el ramo”, “Soy del equipo de la novia”, “9 de cada 18 chicas me recomiendan” o “La última y me marcho”. Si eres un invitado, elige el cartel que mejor te defina o el que más gracia te haga y saca tu fotografía, también puedes bailar con él toda la noche y hacer las delicias de tus amigos.

carteles para fotomatones

Y tú, ¿estás preparando tu boda y has pensado en un fotomatón? ¿Has sido el invitado estrella en alguna boda gracias a tus disfraces en las fotos?